domingo, 27 de junio de 2010

Gradiva. Una fantasía pompeyana.Wilhelm Jensen

Hace unas semanas me  topé por casualidad  con este libro y automáticamente me vino a la mente  el apodo "Gradiva" con que Dalí llamaba a Gala. Teniendo en cuenta ésto y que una  parte de la breve trama se desarrolla en Pompeya, no tuve por menos que adoptarlo.
Ediciones La Tempestad

En él se cuenta la historia de Norbert Hanold, un jóven arqueólogo alemán, quien se enamora  de la figura representada en un bajorrelieve descubierto en Roma en una colección de antigüedades, que representaba a una joven griega de paso seductor.
Éste bajorrelieve es una copia de otro original situado en Pompeya.
Norbert la llama "Gradiva", "la que avanza" debido a la forma peculiar de apoyar sus pies al caminar.


Gradiva pasa a formar parte de sus sueños, y se imagina a ambos  en la época de la destrucción de la mítica ciudad italiana. Hasta ésta viajará para encontrar en carne y hueso  a Gradiva, la cual se revelará como alguien inesperado y conocido.

Es una novela muy cortita, pero he de confesar que el tema me llamó la atención, porque en principio traté de adivinar que sería una historia de reencarnaciones, no siendo así en absoluto, y porque, de forma pasajera y brevísima, yo me enamoré de un busto en el museo arqueológico de Estambul, y durante los 10 minutos que duró ese amor, mi cabeza empezó a divagar y a desvariar  como viene siendo costumbre , al igual que la del señor Hanold. Lástima no haber tenido en ese lapso la cámara, ahora podría presumir de tener un "Gradivo" propio...

Curioseando por la red, me ha sorprendido gratamente que Freud dedicó a esta obra de Jensen ( coetáneo suyo) un ensayo titulado "El delirio y los sueños en la "Gradiva" de W. Jensen".
En este corto escrito, Freud postula que los sueños inventados por los escritores pueden interpretarse de la misma manera que los sueños reales, y que los procesos inconscientes y la actividad creadora son análogos.
Establece también una  analogía global entre la novela de Jensen y una cura psicoanalítica,  entre Norbert Hanold y el paciente en análisis, entre Zoé y el psicoanalista, y finalmente una analogía entre la represión psíquica y el sepultamiento de Pompeya por la lava incandescente del Vesuvio.

Curioso.

También he encontrado una película francesa, dirigida Alain Robbe-Grillet, llamada "Gradiva (c´est Gradiva qui vous apelle)".

Os pongo el resumen:
"John Locke es un historiador del arte que se encuentra en Marruecos estudiando los trabajos de Eugene Delacroix. Mientras investiga sobre su obra en tierras africanas, se cruza por su camino varias veces una figura etérea, que le hace perderse entre las calles antes de desvanecerse. Tras una de esas apariciones Locke conoce a un anticuario y su grupo de amigas/cortesanas, con quien comienza a tener cada vez más relación pese a los consejos de su criada y amante Belkis, que le pide que se mantenga lejos de ellos."

A pesar  de que me entusiasmó encontrar esta adaptación de la novela en tierras marroquíes, he de decir que es leeeeenta y un poco aburrida. Pretende ser erótica y mística, pero más allá de cuatro pechos bien puestos,  es un poco  una adaptación que, aunque no deja de ser curiosa, no me ha convencido.
El director ha plasmado una versión erótico sádica, aunque a mi lo que me atrajo el día que me topé con Gradiva, fue sin duda en romanticismo a través de los siglos.

4 comentarios:

najma dijo...

otro blog?
me gusta mucho el dibujo de la cabecera
besinnnnn

Tulsi dijo...

es para diferenciar temáticas :)
jaja, estoy hecha una enreda

Vitorio Andolini dijo...

Hola, estoy muy interesado en conseguir ese libro pero no logro encontrarlo en rosario, vos donde lo conseguiste?

Tulsi dijo...

Hola Vitorio.
Disculpa la tardanza en contestar, pero acabo de regresar de mis , por fin, vacaciones.
Yo lo conseguí en Madrid, en "La casa del libro" de hecho pregunté por él y me dijeron que había uno en la tienda, aunque la chica que me atendió no logró encontrarlo en el estante que correspondía. Más tarde yo lo encontré de casualidad en otro estante...es un libro bastante fino. Espero que tengas suerte, es una historia bastante evocadora :)
Saludos,
Silvia