sábado, 17 de julio de 2010

El beso de la sirena. Andrea Camilleri

Ayer me terminé uno de los libros que más me han gustado últimamente.
Me fascinó como el autor envuelve de ternura e ironía una serie de personajes y hechos paridos de una mente brillante, ejercitada de una imaginación exultante.

Se trata de una novelita corta ( que leí en día y medio) escrita por el afamado Andrea Camilleri, del que confieso no haber leído nada más, y no saber de su existencia hasta que me llamó la atención el título y la portada de este libro.

Una vez que lo busqué en la biblioteca, busqué información de él en la red y comprobé que efectivamente tiene una larga trayectoria y millares de seguidores.
El autor es siciliano y además compartimos fecha de cumpleaños, lo cual ante todo pronóstico, me hace muy feliz :)

El libro, del que emana la esencia de la grande Italia, trata sobre la vida de Gnazio Manisco. Éste vuelve a la ciudad de Vigata (inventada por el autor) tras pasar 25 años en Estados Unidos.
Quiere pasar el resto de su vida en su tierra y para ello se hace un terreno y se propone encontrar una mujer.
La alcahueta y herbolera Pina, le facilitará la tarea, encontrándole a una mujer de la cual Gnazio cae prendido inmediatamente: Maruzza Musumecci, quien a parte de su belleza, tiene otra peculiaridad : está convencida de que es una sirena.

Me ha encantado la narración del autor, llena de chisporrotazos de humor, que daban paso a situaciones que encogían el corazón de termura. Cómo  desvela los conocimientos de las mujeres italianas adquiridos tras lecciones generacionales, y en definitiva, la atmósfera mágico-italiana de esta novela-cuento, que  he de decir, que me ha hecho disfrutar enormemente.

Y ahora, tras desearos un buen fin de semana, me espera un pequeño viaje para hundirme en agua reconfortante, no salada, como la ansiada por Maruzza, sino  regalada de las montañas en una gélida garganta castellana.

2 comentarios:

najma dijo...

voy a buscarlo, a ver si está en digital
ultimamente no tengo ni tiempo de leer, con estos calores...

Tulsi dijo...

Con lo que mola leer en verano Naj!